Más allá de “Los Gypsy Kings”

by Pedro Casermeiro

T01xC02-Gipsy-Kings_MDSVID20150214_0043_17

Después de “Callejeros” pensé que ya no podría existir un programa de televisión que denigrase aún más la imagen del pueblo gitano. El tiempo y “Palabra de gitano” demostraron que fui un tanto ingenuo por pensar algo así. Lo peor de todo ha llegado con el programa de “Los Gypsy Kings”, que ha conseguido demostrar que mi ingenuidad era más profunda de lo que parecía en un principio.

Por lo contrario, el grupo Mediaset, que engloba al Canal Cuatro y Tele Cinco, ha demostrado no tener un ápice de ingenuidad, tampoco de escrúpulos ni ética. Muy rápido se dieron cuenta del tirón que tenía en las audiencias presentar a personajes gitanos cargados de los peores estereotipos posibles. Supongo que para el espectador es mucho más cómodo y divertido ver como pintan a los gitanos de juerguistas, ignorantes, frívolos o racista antes que enfrentarse a una realidad contextualizada de nuestro pueblo y nuestra cultura, esto último no sería para nada interesante, y por ello difícilmente lo encontraremos en una cadena de televisión privada, y ojalá que con esto también pecase de ingenuo…

Las barreras que el pueblo gitano afrontamos para nuestra inclusión en la sociedad son muchas, y todas ellas son superables, pero es necesario que gitanos y no gitanos caminemos juntos hacia una sociedad tolerante y que respete de manera activa a todos aquellos que no cumplimos con los patrones culturales de la mayoría. La opinión pública y la imagen que los medios de comunicación generan sobre nosotros son cruciales para que los gitanos y gitanas podamos progresar socialmente como un colectivo y participar de la sociedad en igualdad de condiciones. Mientras muchas personas y entidades luchamos incansablemente para mejorar el conocimiento que la sociedad tiene de nosotros, un programa de televisión como el de Mediaset, cuyo único objetivo es económico, está consiguiendo que la sociedad recicle y refuerce antiguos estereotipos que no hacen más que empujarnos hacia el rechazo y la marginación social.

Y lo peor de todo es que Mediaset ha encontrado un formato que no sólo divierte a los gachés, sino que desafortunadamente también divierte a los gitanos; y es que los índices de audiencia lo dejan muy claro, cuanto más frívolo y bochornoso es un programa de televisión, más audiencia consigue. Y aunque pensemos que más allá de “Los Gypsy Kings” no se puede llegar, siempre debe haber algo peor, ¡lo exige el espectador! y como he decidido dejar atrás mi profunda ingenuidad he decidido imaginar cuál puede ser el siguiente paso, ¿le gustaría a la audiencia que Canal Cuatro maridase sus dos peores programas: “Los Gypsy Kings” y “¿Quién quiere casarse con mi hijo?”.